What are you looking for, Amal

Ángel Marroquín

A puppet is haunting Europe; her name is Amal. She is three meters tall and has walked about eight thousand kilometres across Turkey, Greece, Switzerland, Germany, Belgium, and France. Amal is currently touring England on foot.
Amal is an art action that seeks to raise awareness about refugee children (also called unaccompanied minors). She has been following the route that, in reality, many of these children follow alone in search of protection and security from war sites, from poor countries to rich countries.
Amal’s reception in these countries has been mixed: in some places, she has been welcomed with celebrations by adults and children, she has danced with them in their cities and towns. In other cities, stones have been thrown at her while the artists have been on the verge of being expelled because the inhabitants feel judged or do not have the time or humour for this kind of art.
In any case, it is worth asking: Why does Amal provoke these emotional outbursts? Could her presence help the dramatic situation of refugee children currently travelling through Europe?
The key objective of the artistic intervention is to awaken empathy in those who participate. How could one not feel emotion when seeing Amal dressed poorly, her eyes shining, looking around her curiously and emulating the behaviour of an 8-year-old girl? However, asking about the positive aspects of Amal does not shed light on what is sadly most familiar to us: the rejection of refugees. It seems to me that this is the point that we should try to illuminate.
What has led to the rejection of this artistic intervention is that it raises an uncomfortable question that challenges those who are faced with Amal’s presence and materiality: What would it be like to live as a refugee child? What would happen if my daughter was an orphan and refugee girl wandering around Europe? To what kind of experiences would she be exposed? How would she survive facing many closed doors? Unfortunately, it seems that in Europe, there are few people prepared to answer these questions while many are quick to ignore them.
Amal, with her wide eyes and hopeful walk, exposes the European emperor, who walks naked without knowing it.

Photo: The Guardian

¿Qué buscas, Amal?

Ángel Marroquín

Una muñeca recorre Europa, su nombre es Amal, mide cerca de tres metros de altura y ha caminado cerca de 8 mil kilómetros a través de Turquía, Grecia, Suiza, Alemania, Bélgica, Francia y actualmente se encuentra recorriendo a pie Inglaterra.

Amal constituye una acción de arte que busca crear conciencia acerca de la situación de los niños refugiados (también denominados menores no acompañados) y ha venido siguiendo la ruta que, en la realidad, muchos de estos niños han seguido, solos, en busca de protección y seguridad desde sitios en guerra hasta países desarrollados, desde países pobres a países ricos.

La recepción que ha recibido Amal en los distintos países ha sido mixta: en algunos lugares ha sido acogida con celebraciones por parte de adultos y de niños, ha bailado y pasado un buen momento con ellos en sus ciudades y localidades. En otros lugares le han lanzado piedras y los artistas han estado a punto de ser expulsados porque los habitantes se sienten juzgados o no tienen tiempo ni humor para esta clase de arte.

De todas formas vale preguntarse: ¿Por qué Amal suscita tantas encendidas pasiones?, ¿Puede su presencia ayudar de alguna forma en la dramática situación de los niños refugiados que viajan actualmente a través de Europa?

El objetivo clave de la intervención artística es despertar empatía en quienes participan de ella. ¿Cómo no sentir emoción al ver a Amal vestida pobremente, sus ojos brillantes, mirando curiosos a su alrededor y emulando el comportamiento de una niña de 8 años de edad?. Preguntarse por los aspectos positivos de Amal no arroja luces sobre aquello que nos resulta tristemente más familiar: el rechazo a los refugiados en los países ricos y en los pobres. A mí me parece que es este el punto que debemos intentar luminar para responder a la pregunta hecha en el párrafo anterior.

Lo que ha suscitado el rechazo a la intervención artística es que plantea una pregunta incomoda que interpela a cada uno de quienes participan de ella: ¿Cómo sería vivir como un niño refugiado? o mejor aún ¿Qué pasaría si mi hija fuese una niña huérfana y refugiada vagando por Europa?, ¿A qué clase de experiencias estaría ella expuesta?, ¿Cómo haría para sobrevivir frente a tantas puertas cerradas?

Parece suceder que en Europa aún no hay personas preparadas para responder a estas preguntas, tal vez por eso es que rechazan a esta muñeca que viene a mostrar que después de todo el emperador Europeo sigue caminando desnudo.

Photo: The Guardian

Why do you feel that you are entitled to ask?

Ángel Marroquín

Last Saturday, I attended a talk about the book entitled “This Hostel Life” by Melatu Uche Okorie. The book is about her experience as an asylum seeker in the Irish asylum system. When the time for questions from the audience came, a middle-aged woman asked: “I would like to know why you had to become an asylum seeker and leave your country?”

Calmly, the writer told this woman that this was a private matter and that she was tired of being asked this question; thus, she would not answer. In return, the writer asked: why are you interested in knowing the reasons that led me to request asylum in Ireland?

To which the surprised woman responded hastily: “Because we take many things for granted here, we do not value them, and we believe that they exist in the same way all over the world.” But that was not what the author had asked.

What was asked of the refugee and writer was to tell her “true story” and explain why she sought refuge in Ireland. Then, having heard her story, listeners would give themselves the right to judge it.

This situation made me reflect on the right we believe we have to ask another person personal questions, the relationship imbalance between the person who asks and who is asked, and the ambivalent power of stories.

When are you going to have children? Where do you come from, originally? Why did you come to this country? How long do you plan to stay in this country? These are all innocent questions and, sometimes, they can stimulate or facilitate a conversation with anyone in a waiting room or at the bus stop. But the innocence behind these questions is only apparent. Why? Because at the centre of these questions, there is an element that is not innocent: the social asymmetry between the person who asks and the one who is asked. Who would dare to ask a powerful woman in their 40s: When are you going to have children? Who would ask a tall and elegant executive with a hard-to-place accent, where do you come from?

We often ask personal questions to strange and known others simply because we feel entitled to do so. This right stems from the security that this person has no power to refuse to answer, to be silent in front of us. They have to tell their story because we want to hear it. And many times, we want to listen to it for the wrong reasons.

Beyond this asymmetry, what worries me is that, as we saw in the case of the writer, wanting to know a story is underpinned by the need to confirm our unconscious bias. In other words, the question seems to be a way of corroborating the prejudices that the questioner already had before asking this question. But why do we need to affirm our prejudices? Because we feel safe surrounded by them. But that security is born of fear, and it is fragile. Because only weak security can lead to seeking it outside, validating prejudices judging the stories of others.

Beyond the effect that the stories produce on the ears and prejudices of others, there seems to be a beautiful mystery in them. If we receive them and love them, stories can change us. 

Well, well, well. What do we have here?

Ángel Marroquín

Stories create realities and change them. Do you not believe it? Read this story and tell me what you think…

A humanitarian worker walks in the middle of a desolate road leading to a rural town in a third world country going through a never-ending civil war. A pickup truck rushes down the road, lifting a cloud of dust. Shots are heard from AK47s. The pickup stops, and an armed group of men take the humanitarian worker by force, accusing him of spying for the enemy and threatens to behead him in the next town.

The humanitarian worker is terrified. Lying on the floor, injured and bleeding, he looks at his captors and thanks them effusively for saving his life by taking him away from that dangerous road. The humanitarian worker continues expressing gratitude to his captors until he convinces them that they are his saviours. So, in the end, they believe it and release him on good terms.

Well, well, well. What do we have here? Two stories collide. In the first one, a spy disguised as a humanitarian worker is captured and promptly beheaded while filmed on a mobile phone and uploaded to YouTube. In the second one, we have a humanitarian worker rescued from a very dangerous road by a guerrilla group passing by and who gave him a ride to a safe place, parting in good terms.

We are born, live and die within stories. Stories that are told about us, stories that we tell about other people and, the most interesting of all: the stories that we tell about ourselves.  The angle from which a story is told, the details that stand out and the final punch line of the story are places where the author’s signature, trembling pulse, firmness of his line, or ironic laugh can be seen.

Out there are people who do not have anything else but their story. An asylum seeker, a migrant child, a woman victim of gender violence, or a transgender youth. Their stories become a powerful expression of a social situation ignored by the media establishment (which prefers homogeneous, reassuring and massive stories). Their stories are sometimes the only thing they have to negotiate or win the favour of the public in a world that is largely hostile to them.

These people resemble the humanitarian worker, walking alone on the road.

In their positive version, their stories inspire others. Moreover, they can produce significant changes in countries’ social and political narratives, especially on issues such as abortion, climate change, people living on the streets, people with disabilities, youth suicide, etc. Why?

Because stories can produce empathy. People can connect, put themselves in the protagonist’s shoes, and see, for a moment, how different their life is from theirs. Unfortunately, the power that stories mobilise has led to an increasing instrumentalisation of stories to support certain corporate and political views. Still, at the same time, this has led to activist groups today being able to create and share stories about marginalised groups that years ago had neither voice nor vote.

In the negative version, the stories associated with these groups can increase the prejudices and obstacles these groups already face. For example, we see this tendency when negative stories arise about welfare recipients, asylum seekers, Arab refugees or immigrants, or people of colour inserted in drug trafficking or prostitution networks, etc. This version of the stories leads to the expansion and strengthening of prejudices about them by propagating negative stories.

Today many people are walking on the road with which I started this story. You and I are in the pickup truck. It is up to us to tell and be convinced by stories that lead to the release of the prisoners and not their beheadings.

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/

¿Por qué sientes que tienes el derecho a preguntar…?

Ángel Marroquín

El sábado pasado asistí a la presentación del libro “This Hostel Life” de la escritora Melatu Uche Okorie. El libro trata de su experiencia como solicitante de refugio en el sistema de asilo Irlandés. Cuando llegó el final de la presentación una mujer del público le preguntó a la escritora:

-¿Me gustaría saber por qué solicitaste refugio en Irlanda?

La escritora le dijo que estaba un poco cansada de la pregunta, que no la respondería y le preguntó a su vez a la mujer del público:

-¿Por qué te interesa saber el motivo que me llevó a solicitar asilo en Irlanda?

A lo que la sorprendida mujer respondió a toda prisa: “Porque nosotros damos por sentadas muchas cosas aquí, no las valoramos y creemos que en todo el mundo existen de la misma manera”. Evidentemente no era eso lo que ella preguntó.

Lo que se le pedía a la escritora-refugiada era que contara su verdadera historia, los motivos que la llevaron a solicitar refugio y por qué lo hizo en Irlanda. Una vez oída esta historia los oyentes se reservarían el derecho a juzgarla verdadera o falsa, creíble o increíble, etc.

Esta situación me hizo reflexionar acerca del derecho que creemos tener para preguntar a otra persona cuestiones personales, el desequilibrio de las relaciones entre la persona que pregunta y quien es preguntado y el ambivalente poder de las historias.

¿Cuándo vas a tener hijos?, ¿De dónde vienes?, ¿Por qué viniste a este país?, ¿Cuánto tiempo te piensas quedar?. Son todas preguntas inocentes y, dado el contexto, pueden estimular o facilitar una conversación cualquiera fuera de la tienda de la esquina, en una sala de espera o en el paradero de un bus. Pero su inocencia es solo aparente. ¿Por qué?

Porque a la base de estas preguntas se encuentra un elemento que no es inocente: la asimetría social entre el que pregunta y quien es preguntado. ¿Quién de ustedes se atrevería a preguntarle a una mujer famosa y poderosa cercana a los 40 años de edad a bocajarro ¿Cuándo vas a tener hijos?, Quien le preguntaría a un alto y elegante ejecutivo en el break de una conferencia, ¿Cuánto tiempo te piensas quedar en este país?

Somos incapaces de asumir desnudamente que preguntamos cosas personales a otros simplemente porque nos sentimos con el derecho a hacerlo. Este derecho nace de nuestra seguridad que ese otro no tiene poder para no respondernos, para callarse. Si él o ella es preguntado, él o ella tienen que responder. Tienen que contar su historia porque nosotros queremos escucharla.

Más allá de esta asimetría, lo que a mí me preocupa es, como vimos en el caso de la presentación del libro de la escritora Nigeriana, la necesidad de escuchar la historia del otro como una confirmación de nuestros propios prejuicios. En otras palabras la pregunta parece ser una forma de corroborar los prejuicios que el preguntador ya tenía antes de formular su pregunta.

Pero ¿Por qué necesitamos corroborar nuestros prejuicios escuchando historias que los confirman? Porque nos sentimos seguros rodeados de ellos. Pero esa seguridad nace del temor y es frágil.

Porque solo una seguridad débil puede llevar a buscar seguridad afuera de sí misma, validando prejuicios juzgando las historias de otros.

¿Se sentirán inseguras las madres que preguntan a una joven y atractiva mujer cuando piensa tener hijos?. Se sentirán inseguros aquellos que preguntan cada vez que conocen a un extranjero, de dónde vienes, cuánto tiempo te piensas quedar aquí, etc? 

Más allá del efecto que las historias producen en los oídos y prejuicios de los otros, parece haber un hermoso misterio en ellas y es que, si las dejamos y las amamos con pasión, ellas pueden cambiarnos. De eso se trataba la presentación del libro al final del día.

A ver, a ver…¿Qué tenemos aquí…?

Ángel Marroquín

Las historias crean realidades y las cambian. ¿No lo crees? Mira esto y dime qué te parece:

Un trabajador humanitario camina en medio de una carretera desolada en las afueras de un pueblo rural de un país del tercer mundo en eterna guerra civil. Una camioneta avanza a toda prisa por la carretera, levantando una nube de polvo. Se oyen disparos de AK47. La camioneta se detiene y un grupo armado, y a punta de culatazos y empujones, sube al trabajador humanitario, lo acusan de espiar para el enemigo y lo amenazan con decapitarlo en la próxima parada.

El trabajador humanitario está aterrorizado, ve pasar toda su vida en unos pocos segundos. Tirado en el suelo de la camioneta, herido y sangrando, mira a sus captores y les agradece por haberle salvado la vida al alejarlo de esa carretera tan peligrosa por la que se encontraba caminando. El humanitario agradece tanto a sus captores que los termina convenciendo que ellos fueron sus salvadores que estos finalmente se lo creen y lo liberan en buenos términos.

A ver, a ver, ¿Qué tenemos aquí?

Dos historias que chocan. La primera en la que un espía, camuflado de trabajador humanitario es  capturado y prontamente decapitado mientras es filmado en la cámara de un teléfono móvil y el video subido a YouTube. En la otra tenemos a un trabajador humanitario que ha sido rescatado de una carretera muy peligrosa en el tercer mundo por un grupo guerrillero que pasaba casualmente y que le dio un aventón hasta un sitio seguro para despedirse bromeando y riendo.

Nacemos y morimos dentro de historias. Las que se cuentan de nosotros, las que nosotros contamos de otros y, las más interesantes de todas: las que nosotros nos contamos acerca de nosotros mismos. Porque podemos hablar de cualquier cosa o persona, de nuestras experiencias, encuentros o sobre la naturaleza, pero un oído atento captará perfectamente que  cada historia que contamos al final del día es nuestra propia historia. El ángulo desde el cual la historia es contada, los detalles que son destacados y el remate final de la historia son lugares en los que puede verse la firma del autor, su pulso que tiembla, la firmeza de su trazo o su risa irónica.

Hay personas que no cuentan con otra cosa sino con su historia. Un solicitante de asilo, una joven mujer negra, un niño emigrante, una mujer separada de su marido o un joven transgénero. Sus historias personales devienen expresión de una situación social que es ignorada por el establishment mediático burgués (que más bien prefiere las historias homogéneas, tranquilizadoras y masivas). Sus historias en ocasiones son lo único que tienen para negociar o ganar el favor del público en un mundo que les es mayoritariamente hostil.

Estas personas se encuentran como el trabajador humanitario, caminando solas en la carretera.

En su versión positiva, sus historias inspiran a otros y pueden llegar a producir grandes cambios en la narrativa social y política de los países, especialmente en temas como el aborto, cambio climático, personas en situación de calle, personas con discapacidad, suicidio juvenil, etc. ¿Por qué?

Porque las historias son capaces de producir empatía. Las personas son capaces de conectar, ponerse en los zapatos de él o la protagonista y ver, por un momento, cuán distinta es la vida desde ahí. Esto ha llevado a una creciente instrumentalización de las historias que apoyan puntos de vista corporativos, pero al mismo tiempo esto ha llevado a que grupos de activistas sean capaces hoy de  crear y compartir historias acerca de pequeños grupos marginalizados que años atrás no tenían ni voz ni voto. En la versión opuesta, las historias negativas asociadas a estos grupos pueden llevar a acrecentar los prejuicios y obstáculos que estas personas ya deben enfrentar. Por ejemplo cuando se masifican historias negativas acerca de quienes reciben beneficios de parte del estado, solicitantes de asilo, refugiados o inmigrantes árabes, personas de color insertas en redes de tráfico de drogas o prostitución, etc. Esta versión de las historias conduce a la expansión y fortalecimiento de prejuicios.

Hoy muchas personas van caminando en la carretera con la que comencé esta columna. Ustedes y yo vamos en la camioneta. De nosotros depende contar y dejarnos convencer por historias que conduzcan a la liberación de los prisioneros y no a su decapitación.  

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/

The despair of others

Ángel Marroquín

A few weeks ago, Priti Patel, England’s Home Secretary, wanted to ban social media posts attacking the government policy regarding the ongoing crisis of immigrants and asylum seekers in the English Channel. In just three days, about 600 migrants trying to cross the channel into England were intercepted by the police. So far, sadly, there is nothing new, but this time Patel has accused those who oppose her conservative policies of what she calls: glamorizing the crossing of the English Channel. I think it’s worth thinking about what she meant. She knows very well what she is talking about.
The concept of glamorization is used when a pressure group takes an annoying social problem, which has remained ignored and makes it public in an attractive way to promote sympathy among those who previously found the subject indifferent or unknown.
Humanitarian and environmental groups have traditionally used these techniques to attract the press and the public to their public causes, raise money to support and achieve their social change. The idea that they are selling is this one: being green or liberal is cool; to donate, click here!

Increasingly, political and business groups have been adapting this focus from the humanitarian and environmental mindset and are making efforts to attract sympathy for their own business, for example, fashionable feminism or ecological lifestyle that help support their businesses and mass consumerism ideology. Businesses and politicians seem to want to tell us, “we can be cool too, vote for us!”

And that is the problem of glamorization. It produces apparent changes while eroding the capacity for empathy and credibility, especially of young people; voters are merely used while being bombarded with epic images that invite them to join causes to save the world, help poor countries, support socially responsible companies, and so on.

However, glamorization is not sustainable in the long term because audiences get tired quickly. For example, today, short humanitarian commercials are broadcast on English public television in the mornings, between ads about dog food, nappies and old episodes of “Death in Paradise”.

With the harmful erosion of the capacity for empathy, a devastating feeling of apathy is spreading. These feelings, precisely, are helping conservative politicians like Patel to promote policies of persecution against immigrants without even considering the true causes of this migration: poor countries which do not have health systems, enough jobs and are surrounded by political chaos. Not to mention that England has stopped financial humanitarian aid to those same countries from where the migrants come.
The hundreds of immigrants who have been crossing the English Channel this last month have erased the glamorized idea of a mighty and Imperial England, and they let us see the real one that feels threatened, vulnerable and sad. Oh, Dear!

Someone took you in

Ángel Marroquín

Imagine that you are travelling to your vacation and you get lost at the airport where you have to make a connection and you miss the flight. Imagine that you don’t have enough money and that it gets dark. You feel lost, alone, and distraught. Despite the fact that all your life you have been a self-reliant and self-confident person, today you feel, perhaps for the first time, in need.

What do you need? What do you need the most in a moment like this?

I’ll give you a clue. What you need is not something material, it is not something that you can touch. No, it is not money and you cannot buy it.

What you need is hospitality.

Someone has seen your face and vaguely thought of himself in a similar circumstance years ago. Someone has approached you and asked “what do you need”, “how can I help you?”. Someone, after all, invites you to spend the night at his house. In the desolate airport, at dawn, even though you are a stranger, “someone took you in”.

The next day the air company solves your problem and you continue your holiday trip, grateful of having found that person who hosted you for one night. As you fly you think about that person, why did he do it? Why did he approach you and offer help if he did not have the obligation to do so? As you cross the sky over the Mediterranean Sea, a small boat heads to the coast of Spain. In the middle of the sea those strangers look tired, insecure, in need just as you looked that night when I saw you alone at the airport at dawn.

We can all be in the situation of being strangers and needing the hospitality of others, so it is better to start giving hospitality if we want to receive it.

Alguien te ha dejado entrar

Ángel Marroquín

Imagina que vas viajando a tus vacaciones y te extravías en el aeropuerto donde debes hacer una conexión y pierdes el vuelo. Imagina que no tienes dinero suficiente y que se hace de noche. Te sientes perdido, solo y angustiado. Pese a que toda tu vida has derrochado autosuficiencia y seguridad en ti mismo hoy te sientes, tal vez por primera vez, necesitado.

¿Qué es lo que necesitas?, ¿Qué es lo que más necesitas en un momento con este?

Te daré una pista. Lo que necesitas no es algo material, no se trata de algo que puedas tocar. No, no es dinero ni se compra con dinero.

Lo que necesitas es hospitalidad.

Alguien ha visto tu rostro y vagamente ha pensado en sí mismo en una circunstancia parecida años atrás. Alguien se ha acercado a ti y te ha preguntado qué es lo que necesitas, cómo puede ayudarte. Alguien, a fin de cuentas te invita a pasar la noche en su casa. En el desolado aeropuerto, de madrugada, aún siendo un extraño, “alguien te ha dejado entrar”.

Al día siguiente la compañía soluciona tu problema y sigues tu viaje, agradecido de haber encontrado a esa persona que te hospedó por una noche. Mientras vuelas piensas en la persona que te hospedó, ¿Por qué lo hizo?, ¿Por qué se acercó a ti y ofreció ayuda si no tenía la obligación de hacerlo? Mientras cruzas el cielo sobre el mar mediterráneo, una pequeña embarcación se encamina a la costa de España. En medio del mar esos extraños lucen cansados, inseguros, necesitados tal como tú lucías aquella noche en que te vi solo en el aeropuerto de madrugada.  

Todos podemos estar en la situación de ser extraños y necesitar de la hospitalidad de otros, así que es mejor comenzar a dar hospitalidad si es que queremos recibirla.

Glamorizar la desesperación ajena

Ángel Marroquín

Priti Patel, Home Secretary de Inglaterra busca prohibir posts en redes sociales que ataquen al gobierno respecto a la actual crisis de inmigrantes y solicitantes de asilo en el canal de la Mancha. Solo en tres días cerca de 600 migrantes fueron interceptados por la policía intentando cruzar el canal hacia Inglaterra. Hasta ahí, tristemente no hay nada nuevo, pero Patel esta vez ha acusado a quienes se oponen a sus políticas conservadoras-policiales de lo que ella denomina: glamorización del cruce del canal de la Mancha. Viniendo de la hábil política Británica, creo que vale la pena detenerse a pensar. Ella sabe muy bien de lo que habla.

Se habla de glamorización cuando un grupo de presión toma un molesto problema social, que por lo general ha permanecido ignorado, y lo hace público de una manera atractiva con el objetivo de ganar simpatías entre aquellos que antes el tema les resultaba indiferente o desconocido.

Tradicionalmente los grupos humanitarios y medioambientalistas han usado estas técnicas para atraer la atención de la prensa y el público sobre sus causas, reunir dinero para sustentarlas y así lograr sus objetivos de cambio. La idea que venden es más o menos esta: ser verde o liberal es cool, ¡Para donar, pincha aquí!

Crecientemente los grupos políticos y empresariales han adaptado el foco de trabajadores humanitarios y medioambientalistas y hacen esfuerzos crecientes por atraer simpatía o crear rechazo frente a temas que les interesan desde su lógica de supervivencia como negocio: la atracción de inmigración de trabajadores no calificados a bajo costo, el combate contra la pobreza marginal que amenaza con convertirse en comportamiento anti social o el feminismo de moda que ayuda a vender productos de consumo masivo o la discriminación en el lugar de trabajo que ahuyenta posibles clientes. Las empresas y políticos parecen querer decirnos ¡también nosotros podemos ser cool, vota por nosotros!

El problema es que la glamorización es un imposible: los grupos de diversidad antes discriminados, explotados, dejados de lado, etc ponen de moda sus causas en una lógica épica (nosotros los perseguidos contra ellos los poderosos malos, etc), atraen la compasión pública y obtienen un triunfo político que les da una pequeña cuota de poder. Cool. Después aspiran a los privilegios que antes criticaban a los poderosos mientras apartan la mirada de la situación de los nuevos viejos pobres: inmigrantes, solicitantes de asilo o personas sin hogar, drogodependientes, ex presidiarios. Todo parece cambiar pero nada cambia.

Y es que ese es el problema de la glamorización. Produce cambios aparentes mientras erosiona la capacidad de empatía y credibilidad, especialmente de los jóvenes, que son usados mientras son motivados con imágenes épicas que los invitan a sumarse a causas para salvar el mundo, ayudar a los países pobres, apoyar empresas socialmente responsables en causas pseudo sociales, etc.

Sin embargo, la glamorización no es sustentable en el largo plazo porque las audiencias se cansan. Hoy en día los breves comerciales humanitarios son emitidos en las mañanas en la televisión pública inglesa, a la hora en que los primeros comerciales de alcohol son permitidos, entre los comerciales de comida para perros, pañales y  episodios de “Death in Paradise”.

Contra esta erosión dañina de la capacidad de empatía es que se va extendiendo un desolador sentimiento de apatía que es justamente el que ayuda a políticos conservadores como Patel a promover políticas de persecución contra inmigrantes sin siquiera considerar las verdaderas causas de esta migración masiva: muchos países pobres no cuentan con sistemas de salud, no tienen empleo para su población, se encuentran sumidos en caos político. Sin contar con que Inglaterra ha dejado de apoyar económicamente iniciativas de ayuda humanitaria por parte de la Comunidad Europea.

Los cientos de inmigrantes que navegan en el canal de la Mancha estos días van borrando la glamorizada idea de una Inglaterra poderosa y autárquica y nos dejan ver una que se siente amenazada, vulnerable, triste. ¡Oh Dear!

Experimentación moral: un lugar al que llamar hogar

Ángel Marroquín

Hace poco vi en el sitio web de un Centro de Inmigrantes de Irlanda una campaña que me ha dado que pensar. Se trataba de una serie fotográfica de rostros de jóvenes unida a testimonios breves.

La muestra, llamada “Young, Irish and Muslim” muestra una serie de obstáculos y desafíos a la integración de jóvenes que tienen un padre o madre irlandeses y otro proveniente de un país musulmán. Los problemas que presentaban los jóvenes en algunos casos se repetían: identidad, lealtades y filiaciones divididas entre los países de origen de sus padres e Irlanda. Lo que atrajo mi atención fue un joven que señalaba que el único lugar donde él se siente aceptado tal como es y donde no se siente obligado a dar explicaciones es en la Mezquita.

Me dio que pensar en primer lugar porque a pesar de todos los esfuerzos por parte de políticos liberales, la pertenencia profunda y sentido de aceptación, en este caso a la vida de un joven hijo de inmigrantes, sigue siendo una experiencia que solo se puede dar en una tradición religiosa y no en la idea de nacionalidad o consumo.

Me pareció que este joven se daba cuenta de la distancia entre el discurso político liberal de aceptación de inmigrantes, los discursos pro diversidad de las empresas y la voluntad pública por evitar la discriminación, no eran creíbles del todo. Había entonces algo en la comunidad religiosa que era capaz de traspasar fronteras y crear una comunidad allí donde no llegan los políticos, empresas y políticos locales. ¿Qué es eso que el joven encontró en la Mezquita?, ¿Qué valor le damos cada uno de nosotros?, ¿Qué se pierde y qué se gana al banalizar la religión en la sociedad de consumo?

Yo creo que él encontró una comunidad en el sentido genuino de la palabra: aceptación, hermandad, solidaridad y empatía. A menudo las religiones monoteístas son despreciadas como algo viejo, anticuado, obsoleto por parte de los políticos liberales europeos. Sin embargo, cuando vemos las reverberaciones de palabras usadas en publicidad, titulares de periódicos o discursos políticos, fácilmente podemos reconocer que frases acuñadas por monjes, profetas y santos monoteístas, son usadas para vender cerveza, televisores o teléfonos móviles. Fines completamente diferentes de los que las inspiraron.

Esa falta de autenticidad mercantil es un signo claro que la respuesta a los problemas de sentido que nos aquejan hoy no pueden encontrar solución en una sociedad liberal que desprecia y no reconoce esos valores sino que los utiliza, y menos aun en una sociedad guiada por la avaricia, la destrucción de la naturaleza y el afán de lucro como joyas de la corona del logro individual.

Probablemente en la Mezquita el joven no se siente tratado como un número, nadie ahí le pedirá su pasaporte o le preguntará si es irlandés o Sudanés o Iraquí o Sirio, tampoco por qué está acá o cuándo regresará a su país. Nada de eso es importante porque la comunidad de creyentes es la única capaz de superar, absorbiendo, todas esas diferencias. Tal vez es el único sitio en que el camino de la experimentación moral puede ser comprendido en su lógica espiritual y no como una moda pasajera o un objeto de consumo o lujo. ¿Por qué la sociedad ha dejado en la religión la respuesta a la búsqueda de una vida distinta?

La sociedad liberal y el mercado están lejos de proveer esta clase de orientación en el mundo o, cuando lo hacen, no son creíbles. Tal vez este es el verdadero problema y los jóvenes, con su aún poca experiencia de trato con la hipocresía, lo notan.

La inmigración es un proceso duro especialmente cuando los inmigrantes provienen de países pobres o estigmatizados y necesitan comer, ayudar a sus familias, recobrar control y el sentido sobre sus vidas. Una de las cosas que ellos más necesitan es invisible: aceptación, amor, empatía, en otras palabras, una comunidad genuina. Mientras esto falle las Iglesias, Mezquitas y Sinagogas seguirán ahí, como lo han hecho desde el origen de los tiempos, proveyendo el único lugar en Occidente donde aún es posible encontrar una tradición y no mero espectáculo.