What do children need to learn today to live in a climate crisis?

Ángel Marroquín

The environmental crisis is also a mental health crisis. Terms such as “eco-anxiety”, “environmental grief”, “eco-paralysis”, or “eco-cynicism” show how the glossary of terms used to name the emotions with which we face this crisis have been expanding. This new lexicon implies that the indefinite malaise that affects us after watching the 9 pm news headlines is shared worldwide today.

All of us are indeed used to receiving bad news, but it affects us differently when it comes to the state of the environment around us. It is because we are talking about a future that we cannot see, that we cannot even imagine. We are talking about family plans, the future plans of our children. And it is here that the problem begins.

None of us can imagine how this environmental crisis will be solved, but our children, grandchildren and great-grandchildren will probably live to see it. And this is the problem:

What is the best way to equip a child today to face this bleak future? How to get them to adapt to a world that is changing so quickly?

These were the kind of questions that guided the Australian Psychological Association in publishing “Raising Children to Thrive in a Climate Changed World” [1]

The report, published in 2018, was written for parents. It contains four sections with suggestions to help adapt children to the current environmental crisis: developing individual competencies, interpersonal competencies, participation and active citizenship.

This kit of competencies for future survival recommends parents not catastrophize the environmental crisis. Instead, it suggests helping children identify their feelings, promote behaviours of resilience and adaptability, and, finally, encourage children’s active citizenship.

This groundbreaking report has opened a new field of work for those interested in promoting the mental well-being of children and helping parents who do not know how to deal with this issue because they are emotionally affected with the impossibility to think about the future beyond the current environmental crisis.

This issue is vital for various reasons, and each of us has its own, but I want to highlight one that is key to me: the children of today will have to take charge of the world that will be left to them. A world that clearly is not going to be in its best shape. The better and faster they know the truth, the better they will be at tackling the challenges they will have to take on to keep this carousel spinning.

[1] https://psychology.org.au/getmedia/825eba10-9020-48d5-bf4c-44b0da388d52/raising-children-to-thrive-in-a-climate-changed-world-18092018.pdf

¿Qué necesitan aprender los niños hoy para vivir en una crisis climática?

Ángel Marroquín

La crisis climática es también una crisis de salud mental. Términos como “eco-anxiety”, “environmental grief”, “eco-paralisis” o “eco-cynism” muestran la manera en que el glosario de términos para referirse a las emociones con la que nos enfrentamos a esta crisis, han venido ampliándose durante el último tiempo. Este nuevo léxico implica que el indefinido malestar que una vez nos atormentó después de ver los titulares de las noticias de las 9pm, hoy parece ser compartido por el público general.

Si bien es cierto que todos estamos más o menos acostumbrados a recibir malas noticias, cuando se trata del estado del medioambiente estas nos afectan de una manera diferente. De alguna manera estamos hablando del futuro que no vemos, que no podemos siquiera imaginar. Estamos hablando de planes familiares. Y es aquí que comienza el problema, es aquí que comienza esta columna.

Ninguno de nosotros puede imaginarse en este año 2021 como se resolverá esta crisis climática, pero nuestros hijos, nietos y bis nietos probablemente vivirán para verlo. Y este es el problema:

¿Cuál es la mejor forma de equipar a un niño hoy para hacer frente a este desolador futuro?, ¿Cómo lograr que se adapten a un mundo que cambia tan rápidamente?

Esta fue la clase de pregunta que guió a la Asociación de Psicología de Australia en la publicación de “Raising Children to Thrive in a Climate Changed World”[1]

El reporte está dirigido a los padres y contiene cuatro secciones en que se desarrollan una serie de sugerencias: el desarrollo de competencias individuales, competencias interpersonales,  participación y ciudadanía activa.

Este kit de competencias para la sobrevivencia futura recomienda a los padres no catastrofizar la situación de crisis ambiental, ayudar al niño a identificar sus sentimientos, ayudarle a promover conductas de resiliencia y adaptabilidad y, finalmente, promover la ciudadanía activa de los niños.

La publicación de este material el año 2018 ha abierto un nuevo campo de trabajo para los interesados en promover el bienestar mental de niños pero también de orientación de padres que no saben cómo enfrentarse a este tema porque ellos mismos se encuentran afectados emocionalmente.

Este tema es clave por diversas razones y cada uno de nosotros tiene las suyas, pero me gustaría destacar solamente una que a mí me parece clave: son los niños de hoy los que tendrán que hacerse cargo del mundo que se les dejará en herencia. Un mundo que a todas luces no va a quedar en su mejor forma. Mientras mejor y más rápido ellos sepan la verdad, será mejor para encarar los desafíos de los que tendrán que hacerse cargo para mantener este carrusel girando.


[1] https://psychology.org.au/getmedia/825eba10-9020-48d5-bf4c-44b0da388d52/raising-children-to-thrive-in-a-climate-changed-world-18092018.pdf

Hoping for the best

Ángel Marroquín

A and B are hospitalised. Both are seriously ill and facing their last days of life. Both were given realistic information about their health condition and treatment options. There is no way out, and they know it. They both face death with open eyes. They know they will die. Soon.

The fact that the situation has no way out is a reason to have no hope?

A thinks that having hope is meaningless and awaits death with apparent serenity. A’s voice trembles, and hands shake as she thinks over and over again “What did I do to deserve this” or “What the hell am I doing here”. B is hopeful and believes there is a way out. Focused on the glass of water she has at hand gives thanks for the minutes she has left while she waits for the end.

A and B represent the poles through which we all oscillate when we think about the consequences of global warming: climate change, loss of biodiversity, melting of glaciers, overpopulation, rise in sea level, the effects of weather erosion of soil, water pollution, decreased rainfall, heat waves etc.

A and B are screwed, and they know it. Yet there is a difference in their points of view. What is this difference, and why does it matter today?

The difference is that while A has no hope, B does. Why does it matter? It matters because A’s approach resembles a one-way street that repeatedly reinforces the idea that nothing can be done, that we are finished, that we have to wait and die. Today, when social media is saturated with negative messages about the climate crisis, thinking without hope is like lighting a match in the middle of a gas tank. As we live through the Covid world, we have witnessed pure and simple chaos as crazed crowds hurried to supermarkets for toilet paper, toothpaste and shampoo.

A’s proposal not only seems less pathetic but more practical as well. Reinforcing the idea that there is no way out is a way of creating a loop of self-fulfilling prophecy, which would be like increasing speed only to hit a wall with greater force. On the contrary, B’s approximation is rooted in hope, which matters today more than ever.

Hope gives us the power of knowing that the last word has not been said, and this opens a gap to hold on to as we hang off the cliff. Hope matters because it empowers us to drive others to change, to motivate them out of the vicious cycle of apathy. B’s hope matters because it places us in the present; it gives us a margin to act, change, see, start over, come back to life, and repent. Call it what you want, that moment is now, and it matters. Everything is at play in the present.

Meanwhile, A and B are still in the Hospital’s waiting room, and we are with them in the middle of the climate crisis. If this were a movie, it would be entitled “Pandora’s Box” and the end of this movie is still in our hands.

Photo Art © @jasontsangphoto_ (Photographize)

La diferencia entre A y B

Ángel Marroquín

A y B se encuentran internados en un hospital. Ambos se encuentran en sus últimos días de vida gravemente enfermos. A ambos se les dio información realista acerca de su estado y las opciones de tratamiento. No hay salida y lo saben. Ambos se enfrentan a la muerte con los ojos abiertos, podríamos decir. Ambos saben que morirán.

Que la situación no tenga salida ¿Es motivo para no tener esperanza?

A piensa que tener esperanza no tiene sentido y aguarda la muerte con una serenidad aparente. Se le quiebra la voz y le tiemblan las manos mientras piensa una y otra vez en “Qué hizo para merecer esto” o “Qué diablos estoy haciendo aquí y no en una orgía”. B tiene esperanza y piensa que hay una salida. Concentrado en el vaso de agua que tiene a mano, da gracias por los minutos que le quedan mientras espera el fin.

A y B representan los polos en los que oscilamos todos cuando pensamos en las consecuencias del calentamiento global: cambio climático, pérdida de biodiversidad, el derretimiento de los glaciares, la sobre población, aumento en el nivel del mar, los efectos de la erosión del suelo, contaminación del agua, disminución de precipitaciones, olas de calor etc. A y B están jodidos y lo saben, sin embargo, hay una diferencia en el punto de vista de cada uno de ellos.

¿Cuál es esa diferencia y por qué importa?

La diferencia es que mientras A no tiene esperanza, B la tiene. ¿Por qué importa? Importa porque el enfoque de A se asemeja a una calle de dirección única: una y otra vez refuerza la idea que no se puede hacer nada, que estamos acabados, que solo debemos esperar y morir. Hacer estoy hoy cuando las redes sociales están saturadas de mensajes negativos acerca de la crisis climática es como encender un fosforo en medio de un depósito de gasolina. Las consecuencias de esto son claras para quienes vivimos este mundo post Covid: multitudes enloquecidas se abalanzan sobre el papel higiénico, pasta de dientes y shampoo en los supermercados. En otras palabras puro y simple caos asociado al fin del mundo.

La propuesta de B no solo parece menos patética sino que más práctica también. Reforzar la idea que no hay salida es una forma de crear lo que  se llama una profecía auto-cumplida, que vendría a ser como aumentar la velocidad solo para chocar con mayor fuerza contra un muro. Contrariamente la aproximación de B tiene que ver con la esperanza y eso importa hoy más que nunca.

La esperanza nos da poder y eso importa porque la última palabra no ha sido dicha y eso abre una brecha en la que sujetarnos mientras colgamos del precipicio. La esperanza importa porque nos da poder para impulsar a otros a cambiar, motivarlos a salir del círculo vicioso de la apatía. La esperanza de B importa porque nos sitúa en el presente y ralentiza el avance, nos dota de un margen en el que actuar, en el que cambiar, en el que ver, en el que volver a empezar, volver a la vida, arrepentirte. Llámalo como quieras, ese momento es ahora e importa. Todo se juega en este momento en realidad.   

Mientras tanto A y B siguen en la sala de espera del hospital y nosotros seguimos con ellos en medio de una película de desastres naturales que se llama La Caja de Pandora y que nos parece que terminará con una gran explosión en la el mundo volará en pedazos.

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/

The productivity trap

Ángel Marroquín

To have all your emails answered, start a new project, get good grades or have your to-do list finally done. Well done. Pat yourself on the back. Welcome to the productivity trap.

Why?

Because it is not true, and you know it. Those annoying emails will never stop arriving, new projects are often old ideas in disguise, and the to-do list is never finished. We know it, but still, we yearn to reach that moment when we will be free from the desire to produce and meet targets. Sisyphus must have thought the same while he was reaching the top of the hill.

Productivity means wanting more, and being productive means living in the service of that belief. The productivity drive, like COVID 19, acts like a virus: when it is outside, it is invisible and harmless. But when it manages to enter an unprepared host, it does not rest until it is done with them. The virus acts laboriously 24 hours a day, seven days a week and in a short time manages to make of a person someone totally focused on the benefit, the profitability and the cost of their actions. It is as if Sisyphus were in a hurry to carry as many rocks as possible in the shortest time possible, only to see them fall faster to take them back to the top. Usually, a virus does not rest until its host kicks the bucket.

Western societies boast of having killed God, but they have put productivity and money in their place. Here, we have heaven and hell as well: productivity is often displayed in the glamorous form of a high-ranking powerful feminist executive (another trap, another liberal mirage); but somewhere hidden from us, there is a chronometer that determines how fast someone must chop a piece of meat, fill a shelf with cheese, fruit or shampoo, make a hotel bed, or pack ready to eat strawberries. This chronometer marks the productivity of the precarious and poorly paid jobs that keep old Europe going.

Today the alarms are ringing in the mental health section of some companies. Stressed, anxious, or depressed employees are not productive. As a result, it is not uncommon to find posters offering psychological help to workers above the device that clocks in and out of work shifts. We are no longer talking about motivating them and making them reach their potential but simply trying to prevent them from collapsing or committing suicide during their workday.

Perhaps the time has come to reserve the right to be productive for unprofitable things: raising a family, planting a tree, fighting for the future of children, or writing a book. Tasks that cannot be instrumentalized or controlled by any management section.

As human beings, we are meant to be creative and free and not carry stones in a meaningless world, no matter how much the ads want us to believe it.

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/

Productividad se llama la trampa

Ángel Marroquín

Tener todos tus emails respondidos, comenzar un nuevo proyecto, sacar buenas calificaciones o tu lista de pendientes por fin cumplida. Bien hecho. Estrellita en la frente. Bienvenido a la trampa de la productividad.

¿Por qué?

Porque no es cierto y lo sabes. Nunca dejarán de arribar esos molestos emails, los nuevos proyectos a menudo resultan ser ideas viejas disfrazadas y la lista de pendientes siempre crece. Lo sabemos pero de todas formas anhelamos llegar a ese momento sublime en que seremos hipotéticamente libres del afán de producir. ¡Lo mismo ha de haber pensado Sísifo mientras estaba a punto de alcanzar la cima de la colina!

Productividad quiere decir querer más y ser productivo implica vivir al servicio de esa creencia. El afán productivo, como el VIH o el COVID 19 actúa como un virus: cuando vive en el exterior es invisible e inofensivo. Intrascendente en realidad. Pero cuando logra entrar en un huésped no preparado, no descansa hasta acabar con él. Actuando trabajólicamente este virus se ocupa 24 horas al día, siete días por semana y logra en poco tiempo hacer de una persona normal alguien totalmente enfocado en el futuro beneficio de sus acciones, la rentabilidad y el costo de cuanto consume. Lo que vendría a ser como si Sísifo estuviera apurado por acarrear la mayor cantidad de rocas posibles en el menor tiempo posible, sólo para verlas caer más rápido y así volver a llevarlas a la cima. Usualmente un virus no descansa hasta dejar sin aliento a su huésped.

Aún cuando las sociedades Europeas se vanaglorien de haber matado a Dios, únicamente han puesto a la productividad y el dinero en su lugar. También aquí tenemos un cielo y un infierno: a menudo la productividad se muestra en la forma glamorosa de una ejecutiva feminista y poderosa de alto rango (otra trampa, otro espejismo liberal), pero se nos oculta el cronometro que determina el tiempo exacto en que una pieza de carne debe ser trozada, una estantería rellenada con queso, fruta o shampoo, tendida una cama o recogida una fruta en los trabajos precarios y mal pagados que mantienen funcionando a la vieja Europa.  

Hoy las alarmas suenan en la sección de salud mental de las empresas. Empleados estresados, ansiosos o deprimidos no son productivos. No es extraño encontrar sobre el reloj de entrada a los turnos de trabajo carteles ofreciendo ayuda psicológica a los trabajadores. Ya no hablamos de motivarlos y hacerlos sacar su potencial sino simplemente de intentar que no se derrumben o no se suiciden durante s jornada laboral. 

Tal vez ha llegado el momento de reservarnos el derecho de ser productivos para las cosas que no son lucrativas: criar una familia, plantar un árbol, luchar por el futuro de los niños o escribir un libro. Tareas todas que no pueden ser instrumentalizadas ni controladas por el management.

Como seres humanos estamos fabricados para crear y ser libres y no para cargar piedras en un mundo sin sentido por más que eso nos quieran hacer creer los avisos publicitarios.

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/

Be imperfect, be happy

Ángel Marroquín

One of the good things about learning to live in another language is the experience of being immunised against perfectionism. Even if your grammar level is quite good, there will always be something that reveals you as a non-native speaker: the sense of humour, the use of colloquial expressions, or the accent. In any case, your expectations of perfection in using the new language will be, sooner or later, dissatisfied.

It will be years before you stop trying to speak perfectly only to discover that around you, the native speakers, do not give any importance to the use of the subjunctive, adverbs of manner, the present perfect progressive, or even the pronunciation that you have tried so long to imitate. But not all has been lost.
Because you have mastered the mysteries of that language, and you have made it yours, but above all, because you have learned that no matter how hard you try, the perfection you seek does not exist.
Isn’t that a lesson that we should all learn over and over again?
Because the desire for perfection can kill us, the idea that those around us expect us to be well-spoken, slim, muscular, brilliant students, seductive women, sensual men, good parents, and so on; perfection is an impossible burden to bear. Even when social media is loaded with images of people looking happy in their perfect lives, something tells us that that is impossible. The appearance of success is not success, and the appearance of happiness is not happiness, but often the opposite. However, the problem is not outside but in us, who are paying attention to those images that call for perfection.
Why then do we force ourselves to be perfect? Because we believe that success is achieved with hard work, with a lot of effort and tears. This is how we have been taught. It may be true, but deep down, the point is that all that effort seems to be heading in the wrong direction. Why? Because instead of being better for ourselves, we pretend to be better to please others.
This is how we end up dieting to be slim and please our acquaintances, or we pretend to be smart to attract attention to ourselves. We dress in fashion to feel part of the trendy group. But come on, you know what this is all about: it’s not about what you think about yourself but about what you think others think about you.
Recognising yourself as imperfect, making mistakes, and allowing yourself to be corrected by others are possibilities for learning. Improving, after all, is a matter where we are alone with ourselves. So go on, like Samuel Beckett said: “Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.”

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/

La felicidad y todo lo contrario

Ángel Marroquín

Una de las cosas buenas de aprender a vivir en otro idioma es que quedas inmunizado contra el perfeccionismo. Aún cuando tu nivel gramatical sea mejor que bueno, siempre te encontrarás con algo que te delate como un hablante no nativo: el sentido del humor, el uso de expresiones coloquiales o el acento. De cualquier forma tus expectativas de perfección en el uso del nuevo idioma serán derribadas tarde o temprano.

Pasarán años antes que dejes de intentar hablar el idioma perfectamente, solo para descubrir que a tu alrededor, los propios hablantes nativos, no le dan ninguna importancia al uso del subjuntivo, preposiciones o tiempos verbales. Mucho menos a la pronunciación que tú te has esforzado tan largamente en imitar. Pero no todo se ha perdido.

Porque has dominado los misterios de ese lenguaje, lo has hecho tuyo también, pero por sobre todo porque has aprendido recorriendo el camino largo, que por más que te esfuerces, la perfección que buscas no existe.

¿No es esa una lección que todos deberíamos aprender una y otra vez?

Porque el afán de perfección puede matarnos. La idea que quienes nos rodean no esperan sino que seamos perfectos al hablar, delgadas como maniquíes, musculosos modelos, estudiantes brillantes, una buena madre o padre, es una carga imposible de llevar. Aún cuando las redes sociales estén cargadas de imágenes de personas luciendo felices en sus vidas perfectas, algo en nosotros nos dice que es imposible. La apariencia del éxito no es el éxito y la apariencia de felicidad no es la felicidad sino que a menudo, todo lo contrario. Sin embargo, el problema no se encuentra ahí sino en nosotros, quienes prestamos atención a esas imágenes, a ese llamado.

¿Por qué entonces es que nos obligamos a ser perfectos?

Porque creemos que el éxito se consigue con trabajo duro, con esfuerzo. Así fuimos enseñados. Tal vez sea cierto pero, en el fondo, la cuestión es que todo ese esfuerzo parece orientarse en la dirección equivocada. ¿Por qué? Porque en lugar de ser mejores por nosotros mismos, pretendemos ser mejores para agradar a otros.

Es así como terminamos haciendo dietas para estar delgados y agradar a nuestros conocidos, o pretendemos ser inteligentes para atraer la atención hacia nosotros. Vestimos a la moda para sentirnos parte del grupo de moda. Pero vamos, tú lo sabes: no se trata de lo que tú piensas sobre ti mismo sino de lo que tú crees que los otros piensan de ti, ¿No es así?

Reconocerte imperfecto, cometer errores y dejarte corregir por otros son posibilidades para aprender. Mejorar, a fin de cuentas, es un asunto en el que estamos a solas con nosotros mismos. Anda, como dijo Samuel Beckett: Inténtalo, fracasa, no importa, inténtalo de nuevo, falla mejor. Date cuenta.

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/

He knows where the bodies are buried

Ángel Marroquín

A well-known spy novel describes this agency where the spies who have made serious mistakes are sent to expiate their sins. The reasons for their failures are diverse: they revealed their identity by mistake, one of them left a “Top Secret” document forgotten in a public place, others were late for a key appointment and, worst of all: those who fell in love with an enemy agent with the usual consequences, etc. In this agency, agents have the last chance to redeem themselves because, as everyone knows, spies do not die in bed.

The last chance looks like this: you hang from a cliff, holding on with both hands to an old root to save yourself. This is how some of us arrive at the so-called “mid-life crisis”, a term recently coined to refer to a series of symptoms of all kinds that accumulate over decades and tend to explode when we are between 40 and 50 years of age. One of the most notorious characteristics of this malady is wanting to change: husband, wife, job, lifestyle, country, friends, whatever it is, but right now!

Although it may seem new, this concern was already well known in Dante’s time. This is how Dante begins the Divine Comedy with this disturbing founding act: “In the middle of the path of life, wandering, I found myself through a dark forest, where the straight path was lost”.

It isn’t easy to describe the symptoms of this modern spiritual malady; however, all around us we can see its fruits: mature men in the arms of young women, couples who have their last baby to try again, sordid romances in the workplace, abrupt changes of appearance, lightning trips to Cancun or Bali, mystical experiences with Ayahuasca in the Amazon, express courses of Mindfulness or Buddhism, shaving your hair into a Mohican, new small tattoos on ankles and hips, purple or furious red hair, men driving motorcycles at full speed, etc., etc.

How is it that people who were previously sure of themselves and their lives, come to this? Didn’t we see them every day in the subway or at work, walking and talking so sure of themselves? Sure of wanting the life they had so dedicatedly built over years and years of mortgage?

It is surprising how little it takes to leave behind that life full of security and material comfort. Many people are daring amidst these times of pandemic and climate change, to change their lives and accept that their midlife crises are but the symptom of something new that is coming: the time when they must accept that the world they knew does not exist anymore, except in that old root from which they hang.

In the meantime, let’s wait in our agency full of failed spies to be called and to be given the last mission to redeem ourselves, and, who knows, to fail again and to fail better.

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/

If you ever change your mind…

Ángel Marroquín

We spend our lives obeying the voice of reason: “Study something useful”, “Do not spend more than you earn”, “Choose your friends well”, “That partner is not good for you”, and so on. The sweet murmur of the organization of our lives gently nudges us away from the unexpected breezes of irrationality.

We are so drawn to having an orderly and predictable life that we also expect from others to behave in a way that allows us to stay in our comfortable safe space. We hope to be served on time at the store, we expect rational mindsets when discussing a proposal at work, we hope that everything remains calm while we take the bus and move from one side of the city to the other.

But what would happen if one day we discovered that all that order, that delicate organization of our life is nothing more than a fragile appearance? What would happen if one day we wake up and realise that the life that we have built to make us, and those we love the most, happy, is nothing more than a gigantic glass wall that separates us, isolates us, from our most genuine being?

That is what could happen to a person who suffers from the so-called “midlife crisis” Suddenly, while she is deeply bored in a playground talking about the best types of baby nappies, a question comes up: How did I end up here? What am I doing with my life? The answer is simple and we all know it: We wanted to be here. We discarded risky options and took those that would lead us to this quiet peace that today has mutated into a type of silent white noise. In vain we rebel against that other person who we were in the past and who, after pondering it, chose one thing and not the other.

Meanwhile, in a parallel world, someone changes her mind at the last minute … “Tonight is aficionados’ night at the Harlem Opera and a 16-year-old girl comes out on stage in fear, as she is announced to the public: “The next contestant is a young woman named Ella Fitzgerald … Miss Fitzgerald will dance for us … wait a minute … let’s see … What is it? … a correction, friends … Miss Fitzgerald has changed her mind … She will not dance, but sing…”.

Si cambias de idea, la puerta siempre estará abierta

Ángel Marroquín

Pasamos nuestra vida obedeciendo a la voz de la razón: “Estudia algo útil”, “No gastes más de lo que ganas”, “Elije bien a tus amigos”, “Ese hombre no te conviene”, etc. El dulce murmullo de la cálida organización de nuestras vidas nos empuja suavemente a una vida alejada de los inesperados tumultos de la irracionalidad.

Tanto nos guardamos de tener una vida ordenada y predecible que esperamos de otros también aquello que nos permite mantenernos en nuestro orden. Esperamos ser atendidos a tiempo en la tienda, esperamos comportamientos racionales a la hora de discutir una propuesta en el trabajo, esperamos que todo se mantenga en calma mientras tomamos el bus y nos desplazamos de un lado a otro de la ciudad.

Pero ¿Qué pasaría si un día descubriéramos que todo ese orden, esa organización minuciosa de nuestra vida no es más que una frágil apariencia?, ¿Qué pasaría si un día despertamos y nos damos cuenta que toda esa vida que hemos construido para darnos satisfacción a nosotros y a quienes más queremos, no es más que un gigantesco muro de cristal que nos separa, nos aísla, de nuestro más genuino ser?

Eso es lo que le podría pasar a una persona que sufre de la denominada “crisis de mediana edad”. De pronto, mientras ella se aburre en un parque infantil conversando acerca de los mejores tipos de coches para bebés, una pregunta asoma: ¿Cómo es que vine a dar aquí?. Mientras él escucha a un joven brillante y ambicioso hacer su presentación de negocios también se pregunta: ¿Qué estoy haciendo con mi vida?

La respuesta es simple y todos la conocemos: Nosotros mismos quisimos venir a dar ahí. En otras palabras, dejamos ir opciones riesgosas y tomamos aquellas que nos condujeron a esta paz que hoy ha mutado en un tipo de guerra silenciosa. Inútilmente nos revelamos contra esa otra persona que fuimos y que, tras ponderarlo, eligió una cosa y no la otra.

Mientras tanto, en un mundo paralelo alguien cambia de idea a última hora… “es la noche de los aficionados en la Opera de Harlem y una muchacha desgarbada, de diez y seis años de edad, sale atemorizada al escenario mientras la anuncian al púbico:

-La siguiente concursante es una joven llamada Ella Fitzgerald…La señorita Fitzgerald bailará para todos nosotros…un momento, un momento… a ver…¿Qué problema tienes guapa?…una corrección, amigos…la señorita Fitzgerald ha cambiado de idea…No va a bailar sino a cantar…”

Debes marcharte ahora: ¿Qué quieres conservar?, ¿Qué estás dispuesto a dejar atrás?

El año 2018 se publicó el artículo “Deep adaptation: A Map for Navigating Climate Tragedy” del profesor Jem Bendell. Desde entonces las ideas contenidas en este texto han influenciado diversas iniciativas medioambientales en el mundo. Tal vez uno de los movimientos que más se ha inspirado por el texto es Extinction Rebellion.

A continuación quisiera contarles de algunas de las ideas contenidas en el documento y oírlas, discutirlas y tenerlas en mente como telón de fondo de la próxima Conferencia de Cambio Climático de Naciones Unidas (COP26) que se llevará adelante entre el 1 y 12 de Noviembre de este año en Glasgow, UK.

Bendel comienza asumiendo que el colapso  generado por el cambio climático -producido por los seres humanos- es inevitable. Aspectos de nuestra vida como la alimentación, la seguridad, la protección e incluso el significado de nuestra vida globalmente, ya no pueden ser tenidos por algo seguro, menos aún esta nueva situación, atravesada por el cambio climático, puede ser pensada con viejas categorías.

La evidencia científica que soporta este punto resulta abrumadora. En cierta medida Bendel ha extraído el mínimo común denominador de todas ellas: las posibilidades de detener las consecuencias más poderosas del cambio climático se han desvanecido, el colapso medioambiental es irremediable y lo mejor para nosotros hoy es estar preparados para el inicio de una nueva etapa en la historia del hombre signada por la catástrofe ambiental.

La aceptación de esta situación trae aparejada una clara conciencia de sufrimiento por el bien perdido: acrecentada aún más en el caso de quienes tienen hijos pequeños, planes futuros, sueños anclados en los viejos modelos de bienestar y seguridad, etc. Esta pena, -o duelo mas bien- señala Bendel, debe ser enfrentada, mirada cara a cara porque es desde esta vulnerabilidad, de este estado de “duelo” que puede surgir una actitud activa de adaptación a las consecuencias del cambio climático en el medio ambiente, la economía y la democracia como la conocimos hasta ayer.

Este foco, nacido del duelo por lo perdido, impulsará un proceso de cambio que el autor denomina “adaptación profunda” y que se expresa en la necesidad colectiva de explorar nuevas respuestas frente a esta situación de destitución material y vulnerabilidad espiritual.

La agenda de cambio que propone la adaptación profunda se divide en dos niveles:

  • Adaptación personal: es decir centrada en factores emocionales, espirituales y psicológicos relacionados con la aceptación derivada del vivir en un tiempo en que el colapso de la humanidad es inevitable y
  • Adaptación colectiva: es decir, el trabajo colectivo que busca dar forma a excepcionales formas de mantener el bienestar en un contexto de colapso. Respecto a este punto cabe señalar que es interesante ver como los jóvenes activistas se encuentran dando forma a iniciativas como las viviendas compartidas, granjas comunitarias, construcción sustentable, conformación de nuevas comunidades políticas locales, iniciativas de degrowth, etc.

Lo que a mí me resulta interesante de la idea de adaptación profunda, es que:

  • se trata de un enfoque práctico, es decir, explora propuestas concretas mezclando lo personal y lo político. Este enfoque se levanta y dialoga, por cierto, con cientos de experiencias de este tipo impulsadas por  personas, grupos y comunidades en el pasado.
  • se enfoca en cambios en la manera en que vivimos nuestra vida (estilos de vida). En este sentido se trata de un enfoque ligado a ejercicios espirituales o, en otras palabras, a iniciativas de experimentación moral.
  • se plantea como un marco, un foco desde el cual interpretar el momento de crisis en que nos encontramos. Se busca darle sentido a la coyuntura histórica que vivimos desde fuera de los paradigmas políticos tradicionales, que por cierto están fallando en darle la importancia y darle sentido a las consecuencias del cambio climático.

Sin equivocarnos podríamos decir que bajo este enfoque no hay lugar para la esperanza. La adaptación profunda se plantea como un marco normativo post apocalíptico en la medida que se prepara para lo que vendrá una vez desatada la catástrofe ambiental que ya se da por sentada. Se asume que este proceso se ha iniciado ya y que desde ahora debe ser comenzado un proceso de experimentación destinado a re aprender, conservar y fortalecer las competencias necesarias para llevar una vida humana bajo un contexto hostil.

Tal vez por esto es que este enfoque merece atención, porque tal vez es el único en la actualidad que se hace cargo de la angustia generada por la imposibilidad de pensar un futuro bajo ideas antiguas de progreso, crecimiento y desarrollo personal y económico. En este sentido es que, literalmente,  vale la pena.

Finalmente, se nos dice: Tienes que marcharte ahora: ¿Qué quieres conservar?, ¿Qué estás dispuesto a dejar atrás? De la respuesta a esas preguntas va a depender el peso del equipaje que cargues para lo que viene.

Él sabe dónde están enterrados los cuerpos

Ángel Marroquín

En un lugar de las novelas de espionaje de cuyo nombre no me quiero acordar, existe una agencia a la que son enviados todos aquellos espías que han cometido errores que han hecho fracasar sus misiones[1]. Los motivos de sus fallos son diversos: revelaron por error su identidad, uno de ellos dejó olvidado un documento “Top Secret” en un lugar público, otros llegaron tarde a una cita clave y, los peores de todos: los que se enamoraron de una agente enemiga con las consabidas consecuencias, etc. En esta agencia purgatoria los agentes tienen la última oportunidad de redimirse porque, como todo el mundo sabe, de espía la gente no se jubila.

La última oportunidad sabe a esto: estar agarrado con ambas manos a una vieja raíz con un acantilado bajos los pies. Así es como algunos llegamos a la denominada “crisis de la mitad de la vida”, término acuñado recientemente para referirse a una serie de síntomas y malestares de todo tipo que se acumulan durante décadas y que tienden a estallar en la vida de las personas entre los 40 y 50 años de edad. Una de las características más notorias de este mal es el de querer cambiar: de esposo, esposa, trabajo, estilo de vida, de país, de amigos, lo que sea.

Aun cuando pueda parecer nueva esta inquietud ya en los tiempos de Dante era bien conocida. Es así que Dante inicia la Divina Comedia con esta inquietante acta de fundación: “En medio del camino de la vida, errante me encontré por selva oscura, en que la recta vía era perdida”

Es difícil describir la sintomatología de este mal moderno, sin embargo, a nuestro alrededor podemos ver sus frutos: hombres platinados del brazo de jóvenes mujeres, parejas que tienen su último bebé, sórdidos romances en el lugar de trabajo, abruptos cambios de apariencia en personas antes formales, viajes relámpago a Cancún, México o Brazil, experiencias místicas con Ayahuasca en el Amazonas, cursos rápidos de Mindfulness o Budismo, rapado de cabellos tipo mohicano, nuevos pequeños tatuajes en tobillos y caderas, tinturas de cabello color púrpura o rojo furioso, hombres conduciendo motocicletas a toda velocidad, etc.  

¿Cómo es que personas antes seguras de sí mismas y de sus vidas llegan a esto?, ¿No les veíamos acaso confiadamente cada día en el metro o en sus trabajos caminar y opinar tan seguros de sí mismos?, ¿Es que realmente no estaban seguros de querer la vida que habían construido tan dedicadamente a lo largo de años y años de hipoteca?

No deja de resultar sorprendente cuan poco se necesita para dejar atrás esa vida plena de seguridades y confort material. Tampoco es tranquilizador pensar que muchas personas se están atreviendo, después de este tiempo de pandemia y cambio climático, a cambiar sus vidas y a aceptar que sus crisis de mediana edad no son sino el síntoma de algo nuevo que se aproxima: el tiempo en que deben aceptar que el mundo que conocieron, no existe sino en esa vieja raíz de la que penden.

Mientras tanto esperemos en nuestra agencia de espías fallidos a que nos llamen para darnos la última misión para redimirnos y, quien sabe, alguna vez volver a fallar, mejor.


[1] Slow Horses, Mick Herron, 2010.

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/