Los perdedores

Angel Marroquin

La conciencia es algo que no se puede comprar con dinero, pero que a veces y con suerte, nos es dado recibir gratis.

Tiempo atrás conocí a un hombre que me impresionó por la perseverancia y dedicación con que ayudaba a migrantes y refugiados que atravesaban situaciones difíciles. Cada día él estaba ahí para enseñar inglés con paciencia dando siempre lo mejor de sí.  Acostumbrábamos conversar sobre diferentes temas y un día, cuando nos despedíamos, le dije:

-¿Puedo hacerte una pregunta personal?

-Claro, me dijo.

-¿Por qué muestras este compromiso tan fuerte con los inmigrantes y refugiados?

-Y él me respondió sonriendo: “Me gusta estar con los “perdedores”. Nosotros Irlandeses vivimos tiempos difíciles viviendo en Inglaterra y es algo que no debemos olvidar.

Su respuesta despertó cierta ternura en mí pero también me obligó a mirarme a mí mismo desde un ángulo distinto, buscar claridad.

Porque si él tenía claridad de las razones que lo llevaban a estar ahí, ¿Las tenía yo también?, ¿Eran nuestras razones similares o diferentes?, ¿Éramos refugiados e migrantes “perdedores”?, ¿Era yo un “perdedor” a mis propios ojos?

Entonces me di cuenta que una cosa es migrar, desplazarte de un lugar a otro cambiando tu idioma, tus hábitos, tu cultura, idiosincrasia etc, pero  otra cosa distinta es tener conciencia, -despertar podríamos decir-, a lo que eso significa en relación a tu clase social, la exclusión, al racismo o a la Otredad en un país distinto.

Lo que este amigo me regalo esa tarde fue una mirada externa, una “perspectiva” sobre nosotros los migrantes y refugiados. Porque más allá  de la relación con nuestra propia experiencia subjetiva de la migración (cuyo epítome es la nostalgia), todos nosotros somos parte de un fenómeno mucho más amplio y que está sucediendo ahora mismo: la disolución de las fronteras nacionales y el movimiento de personas debido a la pobreza, la violencia, el cambio climático y la guerra.

Los migrantes olvidamos, impulsados por nuestros propias motivaciones, sueños y la pura y dura necesidad de sobrevivir, que nos encontramos insertos en un tipo de sociedad mundial en que no solo no somos parte del equipo favorito para ganar, sino que partimos la carrera de la vida cuando esta está a tres minutos de terminar y 300 metros atrás del punto de partida. Sin embargo y extrañamente, es común que el “sueño americano” termine adormeciendo a los más combativos líderes, como bien sabemos.

Esta visión que podría dejarnos aislados como monadas neoliberales paradojalmente nos acerca: como “perdedores” compartimos ese espacio con otras minorías marginadas de la sociedad de acogida en que nos encontramos. Travellers, jóvenes afrodescendientes, migrantes, solicitantes de asilo y refugiados compartimos una agenda de lucha por el reconocimiento pero también una lucha por una sociedad justa y sana a escala mundial.

¡Y que mejor manera de calibrar el estado de sanidad de una sociedad que la capacidad de los “perdedores” para hacerse preguntas!

Photography: Sebastian Silva: https://a-visual-diary-for-tomorrow.tumblr.com/image/656463065059082240

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s