Golpean al que está en el suelo diciendo que lo “protegen”

Angel Marroquin

Como nos muestra la historia de Jean Valgean en Los Miserables, -condenado a 19 años de cárcel por haber robado pan para alimentar a sus hijos-, lo legal suele no ser lo justo.

La prensa sensacionalista pone en primera plana titulares que impactan y aumentan sus ventas, saciando la sed por novedad, justicia y buena conciencia de sus compradores, mientras aparta la vista de otros aspectos menos glamorosos, pero importantes.

La semana pasada la policía migratoria realizó una redada en un pueblo rural irlandes. El objetivo era desbaratar una red de tráfico de personas que proveía de trabajadores provenientes de países no Europeos a una fábrica procesadora de carne que abastecía, a su vez, a restaurantes y supermercados del país.

La policía actuó con encomiable celo en este caso, detectó documentación falsa,  extendió una gran cantidad de órdenes sumarias de deportación y requisó los vehículos propiedad de los infractores. Durante la tarde, algunas viviendas fueron registradas por la policía y decomisados teléfonos, automóviles y computadores.

Como es usual, al día siguiente, la prensa se llenó de titulares sensacionalistas y al leerlos muchas personas se alegraron y se sintieron seguras al saber que la policía estuvo a la altura del desafío de actuar contra peligrosas “South American gangs”. Finalmente y como en una película de Hollywood, el imperio de la ley actuaba y todos éramos iguales ante la ley. Aplausos.

Hasta aquí todo es legal y nadie se atrevería a cuestionar la acción de la policía pero, yo me pregunto ¿Es todo esto justo?, ¿Es justo el foco que la prensa da a esta historia con tal de vender más periódicos?

Cada uno debe dar de acuerdo a sus valores, una respuesta a estas preguntas. Mientras esto pasa, a mi me gustaría dar una vista a lo que, según mi opinión, la prensa no nos está diciendo. Tal vez solo así podamos tener una respuesta completa y agregar a lo legal, lo justo.

Vamos a ello:

La prensa no nos dice que estas personas estaban trabajando para alimentar a sus familias, tal y como hacen millones de irlandeses cada día. En este sentido yo me pregunto: ¿Es justo tratar como un criminal a alguien que está trabajando para vivir?

Por otro lado, estas personas estaban trabajando para producir una serie de bienes y servicios imprescindibles para la comunidad en general. Ellos produjeron el  trozo de carne que se sirve a esta hora en un hotel en Dublín, ellos están limpiando el cuarto de hotel en el que las personas gastan sus vacaciones, ellos están rellenando las gavetas del supermercado donde todos nosotros compramos. ¿Tratarías como un criminal a alguien que trabaja para producir el bienestar que tu disfrutas? ¿No estás tú también conectado de alguna manera con esta persona y con el trabajo que él o ella hace?

Estas personas estaban trabajando y pagando los impuestos con que la policía llenaba los estanques de gasolina de los vehículos en que se dirigieron esa mañana a la fábrica y en que trasladaron a los detenidos. ¿No les parece a ustedes que esto expresa una collusion extraña y triste? ¿Quien en su sano juicio pagaría el sueldo de alguien para que le meta preso?

Estas personas se levantaban al amanecer cada día para hacer más baratos los servicios que son consumidos por todos. En este sentido las mismas personas que compran esos periódicos sensacionalistas se verán afectadas por el alza de precios que esta empresa deberá implementar para tratar de recuperar a un tercio de sus empleados que ya no irán a trabajar este lunes.

Las personas que fueron aprehendidas por la policía recibían un sueldo mínimo  que no les alcanzaba para vivir, habían llegado a Europa provenientes de países en que la pobreza es rampante y de la que ellos venían escapando para poder alimentar a sus familias. ¿No somos nosotros también parte de ese mundo que crea países ricos y países pobres?

Finalmente estas personas aceptaban trabajar turnos extenuantes haciendo un trabajo al que ninguna madre irlandesa jamás desearía para sus hijos. De hecho es por eso que mientras hijos de familias irlandesas estudian en la Universidad, jóvenes migrantes de países pobres vienen a Irlanda a trabajar en fábricas y granjas como esta.

Después de todo esto, diganme ustedes: ¿No les parece injusta la forma en que la noticia ha sido cubierta por los medios dejando todo esto de lado, enfatizando los aspectos legales de las acciones y obviando la vulnerabilidad en que estas personas se encontraban?. 

¿Por que no es heroico lo que estas personas estaban haciendo por todos nosotros?, ¿Por que no se les reconoció como personas dignas que no se merecían ser arrancadas de su trabajo, separadas de sus familias y desarraigadas del país en que viven, solamente argumentando que rompieron la ley inmigratoria?

¿No es acaso más potente que la ley migratoria la ley de la reciprocidad que ellos estaban cumpliendo mientras hacían un trabajo que nadie quiere hacer, a bajo costo y en turnos extenuantes?. ¿Todo el esfuerzo que ellos hacían para hacer nuestra vida mejor, más cómoda y más barata no se merece algo mejor?

Ahora mirenme a los ojos y díganme que ustedes no estarían dispuestos a hacer algo ilegal con tal de alimentar a sus hijos? ¿Diganme ustedes que no saben que todo lo que consumen no es producido por otras personas en similares condiciones en Asia, África o Sudamérica?

No, lo legal no es siempre lo justo y es por eso que estamos obligados a pensar, si no lo hacemos, alguien pensara contra nosotros.

Photo: Sebastian Silva: https://a-visual-diary-for-tomorrow.tumblr.com/

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s