Budismo canalla

A Ricardo Bravo

Estamos tan apegados a nuestras formas de amar y de odiar que raramente podemos separarnos de ellas. Fidelidades cómodas que arrastramos como cadenas al cuello mientras nos hundimos en el mar del tiempo y claro, demasiado tarde, descubrimos que en alguna parte equivocamos el camino. Demasiado tarde para cambiar nada.

Eso le pasó a un padre días atrás cuando el director del colegio lo llamó para decirle que su hijo había ofendido gravemente a otro estudiante llamándolo con términos injuriosos y racistas. El padre reflexionó y decidió visitar la casa del compañero y obligar a su hijo a pedir disculpas al otro niño y su familia. El niño se negó e incluso sumó nuevas groserías a las dichas, ahora frente a su padre, su compañero de colegio y la familia de este.

Abrumado el padre –un hombre habitante de un barrio periférico del tercer mundo-, decidió darle a su hijo una lección.

El domingo siguiente el padre llevó a su hijo a un mercado público y para sorpresa de su hijo, en plena calle puso a la venta la costosa y elegante Consola PlayStation que recientemente había regalado a su hijo y que le había costado una exorbitante suma de dinero. El padre la ofrecía por un precio ridículamente barato.

El niño llorando agitaba sus manos y mientras lloraba gritaba a los transeúntes: ¡Por favor, no compren esta PlayStation, es mía!. Tras un rato y cuando la gente comenzaba a reunirse alrededor del padre y su hijo, un hombre dio un paso hacia ellos y compró la consola.

Este niño, tal vez reconoció su propio rostro adulto en el de aquel hombre que tras adquirir la consola y antes de alejarse, le sonrió benevolamente.

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s