Ready to Mingle

Ángel Marroquín

La televisión inglesa parece siempre lista para mostrarnos lo peor de nosotros mismos bajo la apariencia de más libertad, más diversidad o más desinhibición. El tema es que ni nosotros ni los participantes de estos programas estamos preparados para esas experiencias obsesivamente preocupadas por la apariencia física, el sexo, la trivialidad y el dinero.

Lo bueno de todo esto es que los programas de reality shows plantan una serie de molestas e inquietantes preguntas durante su transmisión. Son como una especie de laboratorio social que permite observar y monitorear el flujo de las obsesiones de la clase media Británica y por osmosis la de los países que les imitan.

¿Por qué los hombres blancos de Love Island no quieren tener sexo con las mujeres negras?, ¿Por qué las mujeres blancas no tienen problemas en acostarse con hombres negros?, ¿Por qué nunca hay participantes Asiáticos o Árabes?, ¿Por qué son tan conservadores los supuestamente liberales participantes de Naked Atracction?, ¿Por qué hay tanta gente buscando desesperadamente el amor?  

Dentro de este listado sin fin de preguntas sin respuestas, ahora es el turno del adulterio, otra obsesión Brit.

El día 6 de Septiembre se estrenó en ITV2 el reality show Ready to Mingle. El programa consiste en que una participante en busca de su media naranja se va a vivir rodeada de 12 semidesnudos,  musculosos y calientes hombres que compiten por ganar su atención y lograr que ella les ame. Hasta ahí nada nuevo.

El tema se complica porque la mitad de esos hombres tienen pareja estable. Por supuesto, sus parejas les han permitido e impulsado a participar del programa e intentar seducir a la joven participante a punta de omisiones, mentiras y seducción. El programa finalizará cuando la participante elija a un finalista y se entere si este es soltero o tiene pareja/esposa. Si el seleccionado es soltero, ella ganará £50.000, si él tiene pareja, él y su pareja ganarán el dinero.

Como podemos ver el foco dramático del reality no es el amor, son los celos. De una parte tenemos a la mujer que compite y que disfruta de la atención ilimitada de estos hombres jóvenes, y por otro a las parejas de los participantes que miran tras las cámaras a sus parejas masculinas cortejando (besando, bailando desnudos, teniendo sexo, etc) a esta joven y atractiva mujer.  

La pregunta de fondo es esta: ¿Están estas parejas dispuestas a aceptar el adulterio a cambio de £50.000?, ¿Podrán ellas disfrutar del dinero sabiendo que lo han obtenido seduciendo a otra mujer? Como en otros planos de la vida ¿El fin justifica los medios?

No tendremos respuesta a estas preguntas y tendremos que esperar el fin de la temporada para saber cómo se resuelve este nuevo drama televisivo. Pero lo que sí podemos ver hoy, es que lo que las parejas participantes llaman amor, resulta ser algo increíblemente elástico. Algo en lo que al final del día, cabe de todo.

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s