Actualidad del Colonialismo

Ángel Marroquín

En una ocasión fui invitado a una Escuela primaria a hablar sobre el idioma Español, mi lengua materna.

Les pregunté a los estudiantes si sabían dónde estaba ubicado Chile, mi país de origen, en el mapa del mundo.

-Sí, me dijeron y me mostraron el hemisferio sur del Mapa, Sudamérica, el océano pacífico y luego esa franja larga y angosta que se llama Chile.

-¿Quién me puede decir ahora que idioma se habla en Chile? Tras pensarlo una mano se levantó y me dijo:

-Español. En Chile se habla Español.

-Pero no entiendo les dije, a ver… ¿Dónde está ubicada España en el mapa? Le pregunté.

-En Europa, justo ahí al lado de Portugal, me mostraron. Yo he estado ahí de vacaciones el año pasado, me dijo un niño.

Entonces les pregunté intentando parecer extrañado:

-Si en España se habla español y España está en Europa, ¿Por qué se habla español en Chile que está al otro lado del mundo en América del Sur? Tras pensarlo, un niño me dijo:

-“Es que los españoles fueron a América y les enseñaron Español a sus habitantes”. Otro niño agregó: “Cristóbal Colón y los españoles tenían mejores barcos y cañones y pudieron ir allá a enseñarles”.

Suena divertido, ¿No les parece?

Es divertido y es interesante también porque revela algo que a veces olvidamos y pagamos las consecuencias de ese olvido. La mentalidad colonial, como el racismo o la superioridad blanca, se proyecta en las nuevas generaciones en forma invisible, simple, imperceptible, en la forma del sentido común.

Las mil cabezas de la hidra colonial no desaparecen con el paso de los siglos, tampoco cuando alguna persona se informa leyendo libros de historia, tampoco cuando alguien escucha alguna historia y toma conciencia de los crímenes perpetrados por las potencias imperiales Europeas en África, Latinoamérica, Asia o India. No, por muchos años los libros de historia, las historias reales de personas y la conciencia no han servido de nada para traer hacer a los bien pensantes ciudadanos Europeos ver el colonialismo.

Por el contrario, países como Inglaterra, Bélgica, Alemania y Francia se encuentran hoy con que el colonialismo como tema ha tomando mayor impulso solamente porque las nuevas generaciones de hijos y nietos de inmigrantes y refugiados educadas en Europa que ven con mayor claridad las consecuencias que el colonialismo tuvo en sus países de origen. En muchos casos generando los conflictos armados y desastres climáticos de los que ellos y sus familias tuvieron que huir como refugiados o migrantes económicos.

De hecho este tema era en Europa hasta hace poco un tema tabú, especialmente entre la elite liberal. Y era tan tabú que las principales capitales Europeas estaban adornadas con docenas de estatuas dedicadas a traficantes de esclavos africanos que habían devenido en sus últimos días de vida en dedicados intelectuales-filántropos.

Pero hay otras áreas en que se ha expresado este renacimiento obligado del colonialismo como tema. El más emblemático es la demanda de países del tercer mundo por el retorno de piezas artístico-religiosas robadas por Inglaterra en la época de gloria de su Imperio en ultramar, dispuestas en el Museo Británico que les cobra a sus propietarios-turistas por visitarlas y tomarse fotografías con ellas.  

Hasta este punto es probable que el tema suene un poco rebuscado, bizantino y hasta se habla de oportunismo de parte de los países ex colonias subdesarrolladas, sin embargo, si a alguien le queda una duda acerca de las implicancias del colonialismo en la vida actual, le contamos que quienes están pagando y pagarán las consecuencias más devastadoras del cambio climático son países que fueron saqueados, robados y expoliados por las potencias Europeas que han producido la mayor parte de los gases de efecto invernadero que están causando el cambio climático. O sea que el colonialismo puede ser una cosa del pasado pero las consecuencias del colonialismo no son cosa del pasado sino actuales y futuras.

Esta conciencia ha llevado a Universidades Europeas a comenzar culposos y millonarios proyectos de investigación historiográfica acerca de sus fundadores y benefactores principales. No sin sorpresa estudiantes Europeos han descubierto que ilustres pensadores como John Locke o George Berkeley estaban asociados a la trata de esclavos africanos. Algunos incluso secretamente temen que sus propios ancestros hayan tenido algo que ver con el negocio de la trata. Las estatuas tienen mucho que decir aún.

Para terminar mi historia con los estudiantes les pregunté:

¿No creen ustedes que mientras les enseñaban el idioma español a los habitantes de América, los Españoles les robaban sus tierras y tesoros también?

De eso se trata el colonialismo a fin de cuentas.

(c) Photography by Sebastián Silva. https://la-periferia-interior.tumblr.com/

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s