Memento Mori

Ángel Marroquín

Memento Mori es una frase en Latin que quiere decir “recuerda que morirás” y usarla era una forma en que los Romanos intentaban recordarse a sí mismos que eran mortales, que debían vivir enfocados en el presente y conscientes de la fugacidad y banalidad de todo cuanto les rodeaba. Se cuenta que en el momento de la coronación del nuevo emperador este le pedía a un esclavo que le susurrara al oído durante la majestuosa ceremonia: memento mori, recuerda que vas a morir, no importa que seas el Emperador, vas a morir.

Nomadland es una clase de película memento-mori.

Fern, una mujer madura tras enviudar y quemar sus naves emprende un camino de desapego que la va conduciendo hacia la profundidad de su desolación existencial. En el camino la naturaleza y una comunidad de personas como ella, la van ayudando a sanar. Poco a poco ella va encontrando una forma de narrar su tristeza.

El estilo de vida de quienes viven en camionetas o casas rodantes adquiere una connotación existencial que es equiparable con la trabajar en trabajos precarios y mal pagados, sanarse del alcoholismo o drogodependencia, quedarse sin casa como consecuencia de una crisis económica, hacerse viejo y pobre, estar enfermo, ser refugiado o migrante, enviudar o perder a un ser amado. Todas estas experiencias le ponen fin a un tipo de vida y obligan a quien atraviesa por ella, a devenir otra persona, a cambiar su vida.

Para que esto sea posible la persona debe atravesar un espacio de liminalidad. Las largas secuencias de Fern mirando extasiada y triste la desoladora naturaleza o fumando en la madrugada, nos comunican ese lugar de liminalidad desde el que ella va narrando su historia.  

Uno podría decir también que Nomadland es una película que trata de dos verbos: iniciar y terminar.

Iniciar porque, como Fern, el resto de personas que se encuentran en la carretera viviendo esa vida nómade han iniciado un camino de búsqueda, de sanación y de autoconocimiento. Tal vez nada más que el autoconocimiento es capaz de sanar. ¡Qué bien lo sabía Epicteto y los Estoicos antes aún que Freud! Cada uno ha iniciado su camino y cada uno recorre el suyo propio. Se cruzan y establecen amistades entre ellos pero cada uno sigue su ruta con la esperanza de verse otra vez “see you down the road”.

El verbo terminar tiene que ver con que cada uno de los personajes, y Fern la primera, buscan terminar con un pasado que los tiene atrapados. Esa ignorancia sobre lo que les pasa es la que hace a estos personajes trágicos, amables y familiares. Es lo que permite que solidaricen los unos con los otros. Las temporadas terminan y los nómades se echan a la carretera a seguir buscando.

Los ciclos no terminan ni se inician, simplemente siguen un curso. Son siempre los mismos y son siempre distintos. Como la primavera del año pasado no fue la misma que esta, sin embargo, ambas fueron primaveras. Así los espacios de liminalidad en la película se van desplegando sin conducir a un final, como una frase escuchada al pasar mientras caminamos por una calle concurrida y de pronto alguien nos susurra al oído: Memento Mori.  

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s