Honey Trap

Ángel Marroquín

En toda novela de espías que se precie, el protagonista se enfrenta a lo que el género denomina “Honey Trap”. Honey Trap quiere decir que el protagonista es tentado por una hermosa mujer y, una vez seducido, le son robados los secretos de la misión, llevando a esta a su fracaso.

Para que la trampa funcione se necesita que el espía no se dé cuenta que su encuentro con la mujer ha sido estudiado minuciosamente en todos sus detalles por el bando enemigo. Usualmente en las novelas el encuentro ocurre en forma estudiadamente azarosa: él recoge el teléfono móvil que ella ha dejado caer descuidadamente u ofrece un trago largo a la hermosa mujer sentada sola en la barra de un exclusivo hotel. En otra secuencia que el cine ha hecho inmortal, el espía y su amante comparten secretos de alcoba y es en este momento que el espía entrega, en la confianza de la situación podríamos decir, información relevante que pone en riesgo el complejo engranaje de su misión. De aquí para adelante la historia es conocida: ella abandona inesperadamente el cuarto de hotel, él se percata que ha sido seducido y extraída la valiosa información. Él busca a la mujer que, por su parte, ha desaparecido para siempre por arte de magia. Se cierra la honey trap.

En mi versión favorita, la honey trap funciona de la siguiente manera: el agente enemigo introduce al espía en forma subrepticia a una bella, inocente y vulnerable mujer. Esta mujer se ve envuelta en una situación de peligro extremo. El espía arriesga su vida y la salva para, finalmente, darse cuenta que ella no era una carnada sino, desde el principio, una aliada del enemigo. Se cierra la honey trap.

Es importante conocer cómo funciona la honey trap porque hoy nos encontramos frente a una muy buena. Estos tiempos de pandemia han hecho que muchas personas se hayan visto obligadas a estar solas, compartir su tiempo con una familia que no aman o hayan notado que sus relaciones íntimas no eran lo que ellos pensaron. Estas y otras situaciones han llevado a hablar de un cierto “colapso” en la salud mental de la población. Esto ha creado, a su vez, un atractivo caldo de cultivo para gurús y mendicantes vendiendo toda clase de remedios para el mal del alma. Del más común de ellas quiero hablarles, ¿Su nombre? Positividad tóxica o honey trap.

Se habla de positividad tóxica para referirse a los mensajes usualmente compartidos en medios y que apelan a la positividad como una salida de la actual situación de colapso emocional: “hay gente que está peor que tu”, “juntos saldremos adelante”, “eres más fuerte de lo que crees”, “vienen mejores días”, “hold together” etc. Cada uno de nosotros tiene sus favoritas.

¿En qué consiste el espejismo que nos ofrece la positividad toxica?

El efecto engañoso consiste en impedir que caigamos en la verdadera depresión, en la verdadera soledad, en la verdadera crisis. Caer y llegar al fondo de la crisis permite hacerse preguntas dolorosas (filosóficas): ¿qué es lo que verdaderamente siento por esta persona?, ¿qué estoy haciendo con mi vida?, ¿hacia dónde voy?, ¿Quiénes son estos que me rodean?, ¿Cuánto tiempo me queda?, ¿es necesario todo esto que tengo?, ¿qué es accesorio y qué es necesario? Esas preguntas parecen ser la única puerta que conduce a algo así como juzgar con claridad acerca de lo que nos sucede, especialmente en estos tiempos de pandemia que nos han mostrado, como dice la frase, “todo lo que el dinero no puede comprar”.

La positividad toxica es una falsa esperanza, ese es su problema. No ofrece a la persona un horizonte trascendente en el que depositar sus expectativas. En términos estoicos nos engaña al querer mostrar que tiene control sobre todo lo que no tiene control humano, como la enfermedad, el clima o la evolución de la fortuna, el prestigio, el honor etc. La positividad toxica, en este sentido, es  solamente otro producto de mercado que se ofrece como sucedáneo de la verdadera esperanza y ese es su problema. Es un sucedáneo de la entereza moral, la disciplina o el bien amado sustine et abstine.  

Como en las novelas de detectives, el objetivo de esta falta esperanza es engañarnos y ofrecernos un alivio en nuestra desolación en medio del mercado, apoderarse de nuestro ser y mantenernos drogados, anestesiados en un mundo bobo de consumo irreflexivo. Es tentador, ¿no te parece? ¿Quién rechazaría un vaso de agua cuando tiene sed? Solo alguien que notara que el agua está envenenada. Anda, dale una vuelta antes de tomarte en serio el siguiente mensaje positivo que te dice que “todo va a estar bien”.

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s