Amor de ojos abiertos.

¿Por qué son tan populares los programas de televisión basados en citas a ciegas? Responder a esta pregunta me parece una cuestión esencial para entender la forma en que actualmente nos relacionamos con nosotros mismos, con los demás y, sobre todo, la manera que tenemos de construir un mundo compartido.

La idea de alguien buscando a otra persona para entablar una relación amorosa, de amistad, etc no es nueva. Hay aún quien recuerda los avisos que se publicaban en diarios tipo “Señor serio busca dama para entablar relación amistosa”. En este sentido lo que la televisión ha hecho es llevar la cuestión al siguiente nivel, en otras palabras, profesionalizar el proceso y hacer de eso un negocio.

 Un programa de cita a ciegas se basa en dos cuestiones esenciales: determinar qué busca el interesado o interesada (hombre, mujer, alto, guapo, etc), que es lo más fácil y en segundo lugar, determinar la autodefinición (que me gusta hacer, quien soy). Un encuentro venturoso se produce cuando la persona que busca a otro, encuentra a alguien que se le parece en lo esencial. De hecho muchos participantes están dispuestos a renunciar a atributos físicos con tal de encontrar conexiones más profundas.

Entonces, ¿Por qué son tan populares los programas de televisión basados en citas a ciegas? La respuesta es: porque ofrecen en forma pública respuestas a preguntas privadas. Pero también porque ofrecen una respuesta a un problema cotidiano: ¿debemos tomar aquello que se nos aparece como familiar, conocido y seguro?, ¿Que pasa entonces con aquello otro que queda a un lado cuando elegimos, qué sucede con las alternativas que no tomamos, los caminos que no seguimos? ¿No los seguimos por pereza, desidia, falta de visión?. ¿O es que simplemente no los tomamos porque ni siquiera fuimos capaces de verlos?

La vida no es un programa de televisión y la televisión simula tardía y tristemente desfigurando la vida. Pero el dilema persiste: cuando elegimos consciente e inconscientemente tomar las opiniones y puntos de vista de otra persona, ¿Somos consientes que estamos buscando en ellas eso que nos parece familiar, conocido, que reafirma nuestros valores?, ¿somos consientes que corremos el riesgo de no ver un punto de vista que podría rendir buenos frutos, darnos dinero, mejorar la efectividad de un proyecto o darnos sabiduría?

No sé ustedes pero yo cada vez que veo programas de citas a ciegas me pregunto si acaso el amor no estará ahí en esa pareja que no congenió, que decidió no volver a verse. Si acaso en ese acto fallido de expectativas no cumplidas no será que se encontrará eso que muchos llaman el amor de ojos abiertos, la posibilidad que es todas las posibilidades.

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s