Herida

Ángel Marroquín

Le gustaba viajar. Una vez titulada buscó trabajo en una línea aérea multinacional. Fue promovida y puesta a cargo de la sección latinoamericana de la empresa en Londres. La gran competitividad y estrés del cargo la fueron horadando moral y emocionalmente. Se sentía herida.

Una tarde pensó: “la vida es muy corta y quiero hacer otras cosas con ella”. Se fue a viajar por los lugares que había promocionado como agente de la línea aérea.

Se quedó 10 años viviendo en uno de esos países.

En un viaje a la selva descubrió una hierba que curaba heridas y que pertenecía al saber ancestral de los indígenas que vivían ahí.

Ella quiso ayudarlos.

Creó una empresa y compró a los indígenas sus hierbas e instaló un laboratorio en un país del primer mundo. Ella produjo una crema para curar heridas y la difundió a través del mercado europeo.

Ella se hizo millonaria.

Se compró una  casa en un lugar remoto, se casó y ahora pasa su tiempo estresada tratando de dar abasto a los miles de pedidos que recibe su empresa.

Sigue herida y ahora vende cremas para curar heridas.

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s